SobreviviRRHHé!

UN PASEO POR LAS "NUBES" DE LOS RECURSOS HUMANOS.

Estrategia personal para delegar más y mejor.

Dilbert delegarCuantas veces te habrán dicho aquello de que es mejor delegar, que tienes que aprender a repartir las tareas, que no puedes llegar a todo y que sería mejor que repartieras juego con tus colaboradores.

Y según te lo dicen, vas asintiendo con la cabeza y pensando para ti mismo… pues sí, cuánta razón tienes, pero no sé ni cómo empezar. Que para cuando le explico lo que tiene que hacer pues ya lo hubiera hecho yo… o a ver si va a saber hacer lo mismo que yo, y cómo es más manejable, le prefieren a él que a mí, que soy un renegón.

Pues como decía el anuncio aquel… “El frotar se va a acabar”. Os presento cuatro claves que nos daban este verano desde Plan Emprendedor (@PlanEmprendedor):

Empieza por algo pequeño: no tienes por qué comenzar a delegar el proyecto más importante que tienes entre manos, o aquello por lo que tu jefe estará preguntándote en la semana. Puede ser un llamado de seguimiento a algunos clientes que alguien podría hacer como miembro de tu equipo. O participar de una reunión de rutina o la investigación de un tema en particular o la organización de un evento de baja escala. Sé creativo. Encuentra algo.

Elije quién hará esa tarea: Una vez tengas la tarea elegida, mira a tu equipo de colaboradores, ¿quién de todos está en mejores condiciones para realizarlo? Elige a alguien en quien confíes, que tenga las mejores condiciones para llevar a cabo esta tarea: educación o entrenamiento, experiencia similar en otras tareas, condiciones similares, disponibilidad.

Define los objetivos con claridad: una vez que sepas qué es lo que vas a delegar, define los objetivos y explícaselos a quien tomará esta tarea. No le digas exactamente qué es lo que tiene que hacer. Confía en esa persona para que le ponga su toque personal, si le dices exactamente qué tiene que hacer, puede sertirse limitado, forzado y hasta desmotivado. Si, en cambio, le dices cuál es el objetivo a cumplir, utilizará su autonomía, creatividad y compromiso para llevar adelante la tarea.

Evalúa los resultados: puedes planificar una reunión periódica o puntual para evaluar los resultados de esta tarea. Allí tendrás la posibilidad de marcar alguna corrección si es necesario, felicitar a tu colaborador por su autonomía y compromiso y ofrecerle nuevas tareas para continuar motivándolo.

Hala, ya estás empezando a poner en práctica estos cuatro puntos… y ya si eso, nos cuentas qué tal.

Fuente: PlanEmprendedor.com

About these ads

Información

Esta entrada fue publicada en 30 septiembre, 2013 por en Liderazgo, RRHH y etiquetada con , , , .

Introduce aquí tu correo electrónico para ser el primero en recibir nuestras entradas.

Únete a otros 6.713 seguidores

Desde el 01 de enero de 2013:

  • 77,517 visitas.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.713 seguidores

%d personas les gusta esto: