Los ingredientes del curriculum perfecto.

Ingredientes para el CV perfecto.Ahora que los programas de cocina están de moda con el Top Chef, el Master Chef, Pesadilla en la cocina o el último en llegar, Robin Food, para combatir contra el perejil y el rico rico del Argiñano de toda la vida, pues justo ahora, vamos a hacer una receta rica rica para cocinar un buen curriculum vitae que no se le atragante a nuestro reclutador de turno.

Porque igual que en la cocina, que comemos más con los ojos que con la boca, con el CV nos puede pasar lo mismo, podemos pecar de diseñar recetas atractivas a la vista pero que luego, en cuanto nos pinchen con el tenedor, se desinfle nuestra candidatura como un mal soufflé.

Una vez más nuestros amigos de Google han recogido los ingredientes más interesantes para diseñar tu CV perfecto, pero como en la cocina, aunque tengas los mejores ingredientes, luego debes demostrar cierta gracia y toque mágico para cocinarlos y diseñar el plato estrella, ese al que nadie se podrá resistir a hincar el diente.

Lo bueno si breve…

«Una página de currículum por cada 10 años de experiencia» esa es la regla que debes aplicar cuando te lances sobre el documento en blanco y no sepas si debes quitar o no cierto trabajo o algún curso que realizaste en la universidad. Ser capaz de resumir todo lo que quieres que tu empleador sepa de ti en una página demuestra tu capacidad de sintetizar, comunicar y priorizar, cualidades muy valoradas por los encargados de recursos humanos y que podrían granjearte tu futuro contrato.

No hay puestos para los que buscan ‘travajo’

Las faltas de ortografía son errores que te dejarán en evidencia optes al empleo que optes. Aunque parezca contradictorio, los que más repasan y retocan su currículum suelen ser los más proclives a estos errores. Puede que decidas cambiar una frase y dejes sin darse cuenta parte de su predecesora o que cambies un sujeto y el verbo o parte del predicado ya no concuerden. Desde Google recomiendan leer tu CV desde el final hasta el principio (ya que nos ayudará a «centrarnos en cada dato, en cada línea» sin verlo como un conjunto y detectaremos más fácilmente posibles equívocos) o pasárselo antes a alguien de confianza para que nos diga si hemos metido la pata.

Ni información confidencial ni mentiras 

A los mentirosos se los descubre enseguida. Si no eres bilingüe olvida el nivel «nativo» cuando rellenes el apartado idiomas y si no sabes manejar ciertos dispositivos o programas informáticos no alardees de ello. Puede que así consigas un currículum llamativo, pero si no te desenmascaran en la entrevista, lo harán cuando te incorpores a la plantilla y no sepas como manejarte.

Por otra parte, si en tu anterior trabajo has firmado una cláusula de confidencialidad deberías seguir respetándola en tu currículum (algo que no ocurre en un 5-10% de documentos que llegan a manos de Google). Ninguna empresa contratará a alguien que puede poner sus ‘secretos’ en conocimiento de la competencia.

Despídete de los diseños estrafalarios

Al igual que cuidamos nuestra apariencia para dar una buena impresión cuando realizamos una entrevista, nuestro currículum tiene la misma misión, por lo que es fundamental que refleje nuestra profesionalidad. A pesar de que en algunos casos (como en el de los diseñadores gráficos o los ilustradores) estos modelos son recomendables, para el resto de trabajos es más efectivo un CV legible, negro sobre blanco, bien organizado y con tu información de contacto en cada página (si es que te ha sido imposible reducirlo a una). Además, recomienda adjuntarlo a los emails en formato PDF para evitar incompatibilidades y facilitar su vista previa.

Funciones en la empresa y resultados medibles

Por último, la mejor manera de presentar tu experiencia laboral será: describir exactamente qué funciones has desempeñado, proporcionar datos numéricos sobre tus logros y explicar cómo conseguiste alcanzar esos resultados.

 

Hala, pues ahora que ya conoces los ingredientes de un curriculum, sólo te queda tener cierta gracia a la hora de cocinarlos, y eso, amigos míos, es algo que sólo se consigue con la práctica. Cuantas más veces elabores tu CV, más cerca estarás de conseguir que el guiso te quede en su punto.

Fuente: http://www.expansion.com/2014/10/11/empresas/tecnologia/1413017575.html

Anuncios

2 Replies to “Los ingredientes del curriculum perfecto.”

  1. ¡Hola!

    En relación a la extensión del C.V. los cursos que tengo de hace más de 10 años los he suprimido para ahorrar espacio y sobre todo para actualizarlo. Me di cuenta de este error que tenía cuando leí un post de Sabina de Mejorar tu C.V. y por supuesto estoy totalmente de acuerdo contigo en todos los puntos.

    Saludos,

    Lidia Vega

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Lidia, buena elección la tuya. Hay que procurar tener el cv lo más actual posible y sólo con lo que aporte valor en cada proceso de selección.

      El blog de Sabina es muy bueno, todos aprendemos con ella cada día.

      Un abrazo!

      Me gusta

Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s