Infragestores: nada es tan malo nunca como para que no pueda empeorar.

Infragestores: nada es tan malo nunca como para que no pueda empeorar.

infragestiónEl pasado jueves tuve la suerte de compartir mesa y mantel con Luis Arantón, al que no conocía todavía “en carne y hueso” pero que tuvo el detalle de venir a buscarme a la finalización del taller que impartía yo en Ferrol sobre redes sociales y búsqueda de empleo.

Y entre plato y plato, conversación y conversación, salto a la palestra un artículo de un buen amigo de esta casa, Julio Mayol, sobre la infragestión y los infragestores, escrito ni más ni menos que en 2006, y que ya otros se han hecho eco posteriormente como el propio Julio en 2008 y 2011 o nuestros amigos de La Comisión Gestora.

Como veis parece ser que es un tema recurrente en esta blogosfera sanitaria y aunque mucho ha llovido desde aquel 2006, como expresa la extensión de Gattuso de la Ley de Murphy…

Cuando parece que ya nada puede ir peor, empeora.

Por eso os traemos los principios de la infragestión que exponía Julio para que nos andemos con mil ojos en nuestras infragestionadas organizaciones sanitarias:

  1. El infragestor no tiene ni idea de quién hace qué, cuándo, cómo y por qué, de manera que los empleados no ven ninguna conexión entre su esfuerzo y el reconocimiento que reciben.
  2. El infragestor es incapaz de ayudar a sus empleados en la identificación de la necesidad de recursos y en la generación de soluciones. No se anticipa ni evita los problemas. No programa la consecución de objetivos de manera escalonada.
  3. El infragestor no está en disposición de decidir cuánta responsabilidad tiene que delegar en un colaborador y no en otro, o cuáles son las expectativas razonables que se pueden depositar en cada uno, o qué trabajadores trabajan demasiado y quiénes tienen demasiado tiempo libre.
  4. Al final, lo que termina ocurriendo es que los vagos se esconden sin ser descubiertos, los mediocres nunca mejoran y los brillantes se sienten frustrados y comienzan a hacer planes para marcharse antes de que les quemen del todo.

Seguro que 9 años después del artículo original, no tienes que hacer mucho esfuerzo para identificar los infragestores que te rodean…

Anuncios

3 comentarios en “Infragestores: nada es tan malo nunca como para que no pueda empeorar.

  1. Conozco a un ejemplo de infragestor. En su equipo trabajaba y trabaja gente muy buena, muy conocida en su sector. Pues bien, ya se ha marchado una persona, harta de trabajar al 150% y no recibir reconocimiento ni compensación, de tener un contrato basura renovable mes a mes y de que el mérito se lo llevara el infragestor. Tiene, además, a otras personas brillantes en la casilla de salida. Frustra mucho dejarse la piel y recibir ese trato

    Me gusta

Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s