Valor de marca para centros sanitarios.

Soy Ricardo Cañabate (@richardcanabate), administrativo sanitario de Atención Primaria desde el año 2006 y desde finales de 2015 Community Manager freelance y CEO del proyecto #TICproquo y del blog https://mediaticumblog.wordpress.com/

Antes de empezar el artículo quiero agradecerle a Iñaki la oportunidad que representa poder publicar un artículo en su blog, que representa una clara referencia para muchos.

goroji1

Cabe decir que este artículo está orientado básicamente al ámbito de la Atención Primaria (AP, en adelante), pero seguro que alguna de las ideas que veremos se puede exportar hacia la especializada.

Hoy día es difícil que una organización sanitaria no esté presente en la red y que además no cuente con perfiles en medios sociales. La razón es muy simple: es la forma más rápida de aumentar el círculo de influencia, más allá del que representa la propia población a la cual se da cobertura.

Pero tener perfiles en medios sociales y no sacarles partido es un arma de doble filo, ya que no son sino herramientas que dotan a nuestro público de nuevos canales de comunicación. Y se deben saber gestionar como requiere.

Por eso es necesario desarrollar un buen plan de medios sociales y hacer una gestión eficaz del proceso de branding.

Hablar del valor de marca aplicado al entorno sanitario no es nada fácil.

Bien, al hilo de ese concepto de marca, cabe señalar que el escaparate que representa internet nos obliga a ser mucho más competitivos e innovadores que antaño. Nos situamos en un entorno a la vista de todo el mundo y es por esa razón que nuestro concepto de marca englobará mucho más que un simple logotipo o un mero nombre reconocible.

Lo primordial es contar con una web corporativa que equivalga a cómo queremos que nos vean los demás. El objetivo no es contar con un tráfico elevado. Por tanto, incorporar elementos de transparencia y compromiso o de responsabilidad social corporativa, más en el supuesto de que la organización sea de provisión pública, ayudará a convertirnos en un ente mucho más cercano.

Lo que en definitiva estamos buscando es incrementar el vínculo con el que el público se sienta identificado con respecto a nosotros, aumentar en ‘engagement’. Y, en paralelo, dotarnos de una identidad propia.

Conseguir traspasar la pantalla y hacer que quien está al otro lado se implique en relación, por ejemplo, a nuestros valores de empresa es una gran victoria. Y en esto una de las cosas que más éxito está teniendo es el hecho de empoderar a los pacientes, de hacerlo copartícipes de ítems referentes a su salud.

Estamos dando al propio paciente un nuevo rol que lo hará sentir más dispuesto a involucrarse con el centro, creyendo que es parte fundamental.

Si el activo principal es el paciente/usuario, lo que no tiene ningún sentido es no hacer ni instaurar políticas sociales, reflejadas en nuestra declaración corporativa de misión, visión y valores.

Los líderes de la entidad han de saber que no se debe priorizar la consecución de objetivos en detrimento de una estrategia con la que conseguirlos. Y dichos objetivos necesariamente deben ser reales, dejando al margen las quimeras inalcanzables. El que mucho abarca…

ELECCIÓN DE ESTRATEGIA

Derivado de la situación socio-económica de los últimos años no es del todo extraño pensar que los planteamientos de empresa planteen estrategias nuevas.

Se necesita una idea sobre la que cimentar nuestra proyección y presencia online y offline y que vaya encaminada a fortalecer nuestra identidad. Y la mejor forma de establecer una estrategia es dotarla de un carisma social.

Parece lógico que focalicemos esfuerzos sobre aquello que representa nuestra principal razón de ser, los usuarios.

Por tanto, es recomendable que el mantra de la entidad sea extender la idea de convertirnos en un referente de salud para la población. Y es en torno a esa filosofía que finalmente se acabará construyendo nuestra reputación online.

Debemos fortalecer los vínculos tanto con los actores principales del territorio así como con el resto de entidades que constituyen nuestras alianzas clave. O dicho de otra manera, nuestra relación con los stakeholders debe ser fluida y continuada a corto, medio y largo plazo.

Visto desde otro prisma, podemos reconvertir a esos stakeholders en fieles embajadores de marca para dotarnos de mayor influencia.

DIFERENCIARNOS DEL RESTO

Podríamos entender como competencia a aquellas organizaciones similares a la nuestra con similar número de población asignada, dado que es la fuente principal de ingresos de un centro de salud. Pero donde debemos para atención es en aquellas que, teniendo una mayor similitud con nuestra entidad, además colindan con nuestra área de influencia.

Conocer su cartera de servicios puede darnos una cierta ventaja a la hora de establecer preferencias por instaurar futuras líneas de negocio exclusivas en comparación con nuestros vecinos.

En ese sentido, es fundamental detectar los grupos de interés principales y darles visibilidad de forma recíproca.

Realizar estudios económicos que permitan saber cómo reestructurar el gasto reservando partidas destinadas al incremento de la cartera de servicios, que además acabará por convertirse en una fuente de captación de nuevos usuarios. Y el efecto secundario es que, además, de rebote esa nueva oferta se puede orientar a minimizar las listas de espera de la atención especializada (AE, en adelante).

Así pues, la innovación juega un papel básico en el desarrollo de la supervivencia corporativa y no tiene que ser exclusivamente tecnológica. Y para ello se debe dotar a los centros de una mínima capacidad de autogestión, lo cual no quiere decir privatización. Por tanto, los roles que sean obsoletos deberían reciclarse.

Convertirnos en anfitriones de eventos que se realicen entre entidades aliadas, participar en programas solidarios, divulgar contenido científico, rediseñar nuestro modelo de centro, la edición y distribución de una newsletter, aumentar la trascendencia del departamento de atención al usuario…. son en definitiva, potenciar nuestra atención comunitaria.

En resumen, nos debemos a una comunidad tanto de forma externa como interna, porque no podemos predicar una socialización de puertas hacia fuera y no implantarla desde nuestra propia plantilla.

QUIZÁ TE INTERESE

DAFO para centros sanitarios: https://mediaticumblog.wordpress.com/2016/10/01/dafo-para-centros-sanitarios/

Aportar valor mediante calidad https://mediaticumblog.wordpress.com/2017/02/09/aportar-valor-mediante-calidad/

#TICproquo: https://docs.google.com/forms/d/177Kb1ftaKDHITzMH7dYxhr3eUU9F7ANuf6TzBvbgg8M/viewform?edit_requested=true&fbzx=8636567953087584000

 

Firmado:

Ricardo Cañabate
Community Manager

3 Replies to “Valor de marca para centros sanitarios.”

Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s