Las personas como palanca de cambio.

Quiero retomar la actividad tras el parón navideño con una de esas cosas interesantes que te llegan por twitter un día de estos cuando menos te los esperas. O lo que podría ser un ejemplo más del uso de twitter y demás redes sociales como entornos personales de aprendizaje.

Se trataba de un tweet de Jordi Griful en el que compartía una infografía y en el que venía a decir: “Estamos pasando de un mundo donde todavia hay muchas empresas con departamentos de recursos humanos a otras donde a los humanos se les da recursos. Y claro, eso marca la diferencia …”.

evolución del empleado

Al margen de los muchos aspectos que destaca la infografía sobre pasado y futuro en la evolución del empleado, me quedo fundamentalmente con la siguiente reflexión personal:

“Deberían ser no tanto aspectos a señalar en la evolución del empleado, sino más bien en la evolución de las empresas y sobre todo de sus directivos: porque si no se nos da la oportunidad de movernos por la columna de la derecha de la infografía, poco o nada podremos hacer los empleados por mucho que queramos… más bien, al que lo intente, no se le alabará el gusto, sino que se le cortarán inmediatamente las alas, por mucho que dichas alas supongan volar a entornos más eficientes y beneficiosos para la empresa.”

Me da que todavía hay muchos directivos de empresas (y en los entornos sanitarios en los que yo me mueve más) que no están por la labor de promover dicho cambio en la evolución del empleado, no vaya a ser que alguien le mueva el sillón y deje de salir en la foto.

Porque las personas somos la palanca del cambio, de eso no tengo ninguna duda, y ellos tampoco, por eso nos tratan como si fueramos máquinas o simples fichas de su tablero de ajedrez, por lo que todavía hay mucho recorrido por hacer en este sentido, y quizás las primeras palancas que haya que cambiar sean las más obstinadas de todas.

¿Será 2018 el año del cambio?

Un año más viejo, un año con los pies más en el suelo, cansado de remar contra corriente, con metas personales más motivadoras y satisfactorias que las metas colectivas, colectivo por cierto que ni me quiere ni me permite soñar, por tanto, mientras no cambien las tornas va a ser que conmigo mejor no cuenten…

Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: