Orgullosos de ser y estar.

El otro día me publicaron una entrevista en la que me hacían una serie de preguntas en relación a cómo veía yo el mercado laboral actual en España y cuáles eran las empresas qué mejor lo estaban haciendo en cuestiones de satisfacción de sus empleados.

Hoy quiero compartir con todos vosotros dicha entrevista pero sobre todo poner el punto sobre las íes en uno de los temas que si me leéis habitualmente sabéis que son de los que más preocupan y ocupan últimamente mis pensamientos:

¿CUÁLES SON LAS TRES COSAS QUE BAJO SU EXPERIENCIA MÁS VALORA UN EMPLEADO DENTRO DE SU PUESTO DE TRABAJO Y POR QUÉ?

En mi respuesta expuse que una de esas cuestiones, más allá de las retribuciones y condiciones dignas de trabajo (que las vamos a dar por hecho aunque lamentablemente no siempre sea así), sería la del orgullo de pertenencia:

“Si las personas de la organización están alineadas con la misión, visión y valores de la organización, será más fácil que desarrollen ese orgullo de pertenencia que les haga cumplir con los objetivos y dar el 100% en sus tareas.”

Iñaki González, en tecmoviles.com

Para ello, como bien argumentaba, considero que es vital que las organizaciones (o mejor dicho quienes las dirigen) vayan tomando conciencia de este hecho y busquen la forma de incorporar al ADN de la organización las nuevas sensibilidades que se han desarrollado en los últimos años como responsabilidad corporativa, cuidado del medio ambiente, gestión ética de los recursos y transparencia.

Nada mejor que un empleado alineado con los valores de su organización, nada más valioso que tener a las personas de la organización dispuestas “a pelear con uñas y dientes” por su empresa porque se sienten orgullosos de pertenecer a ésta… qué podríamos esperar, por ejemplo, de esos profesionales sanitarios y no sanitarios si estuviesen alineados con las decisiones de sus gestores sanitarios, con los objetivos marcados más allá de luchas y reivindicaciones políticas.

Y no se me ocurre mejor forma de poner la primera piedra que trabajando la transparencia, la comunicación interna y fomentando espacios de opinión donde cada trabajador pueda expresar sus opiniones profesionales libremente, sin temor a represalias, sin temor a castigos, sin esperar nada a cambio… aunque el cambio sea lo mejor que cabría esperar.

Y aunque sentirse libre y reconocido profesionalmente ya sería suficiente recompensa, no olvidemos la necesidad de crear también sistemas de reconocimiento públicos y merecidos a aquellos que se atreven a dar el paso, a aquellos que quieren lo mejor para sus organizaciones aunque no coincida muchas veces con sus intereses particulares.

Por terminar con dos palabras: TRANSPARENCIA y RECONOCIMIENTO.

Anuncios

Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s