Nuevo líder en la organización: ¿nuevas oportunidades o mismas pesadillas?

Cada vez que hay un cambio de liderazgo en la organización, nos encontramos ante un extenso abanico de posibilidades, de sensaciones vividas, algunas que te apetecen volver a sentir, otras por las que te habías prometido no volver a pasar…

Imagen perteneciente al espectáculo teatral: ‘El jefe’ de Eduardo Aldán.

Y es que hay organizaciones de cuyo nombre no quiero acordarme en las que el cambio de liderazgo es bastante habitual, o quizás debería hablar de que cambian las personas que ocupan puestos directivos, que a veces son profesionales de la casa que llegan ahí por descarte (sin más méritos que llevar tiempo en la organización) y otras son las veces en que el directivo/mando intermedio viene de fuera (las menos por cierto). Aunque en determinadas ocasiones ocupar puestos directivos no tenga que ir directamente relacionado con el liderazgo; ni muchos menos con buenas prácticas o maneras de desarrollar dicho liderazgo en la organización.

Sea como sea, nuevos directivos y/o mandos intermedios han llegado. llegan y llegarán a lo largo de la vida de una organización, por eso quiero aprovechar estos días de espera para repasar este listado de tipos de jefes y cómo actuar ante ellos que caía hace unos meses en mis manos:

  1. El jefe autoritario – autocrático: Suelen ser personas inseguras que necesitan reafirmarse constantemente con sus órdenes. No saben delegar y no confían en su gente. Suele estar encima para criticar el trabajo, pero rara vez valora o reconoce el esfuerzo.
  2. El jefe participativo – democrático: Trata de escuchar a su equipo, dialoga y negocia con ellos. Le gusta que todos formen parte del proyecto y no es él quien dicta las órdenes sin llegar a un acuerdo participativo. 
  3. El líder que deja hacer – el amigo: Un jefe que deja hacer, confía y delega pero mezclan el tipo de relación y puede perjudicar el grupo en cuanto no encajes como colega. Solo es algo positivo cuando el equipo es experto, está implicado y conoce bien su función. Pero en casos en que el equipo necesita un guía puede ser un caos. 
  4. El líder carismático – inspirador: Sabe detectar el talento de su equipo y les ayuda en su desarrollo. Les motiva para dar lo mejor de sí mismos y busca su propio aprendizaje constantemente.
  5. El líder inseguro – no líder: El jefe inseguro no se sentirá cómodo y necesitará constantemente ayuda, implícita o explícitamente. Pedirá colaboración del grupo, pero lo hará no por incluirles, sino por necesidad y falta de confianza en sí mismo. Eso puede perjudicar seriamente al conjunto, pues su falta de liderazgo puede llegar a convertir al equipo en un barco a la deriva

Terminemos con un tweet, por si queréis compartirlo:

Hablando de liderazgo, no estaremos ante un buen profesional si antes no hemos visto a una buena persona.

Entrada inspirada en el artículo Tipos de jefes y cómo actuar ante ellos, publicado en el Blog de RRHH de IMF Business School.


Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s