[12×11] Enganchados al trabajo: cómo salir de ahí con hábitos saludables.

Mucho se ha hablado en los últimos años del derecho a la desconexión digital en el trabajo, más si cabe en este escenario de pandemia mundial con motivo del coronavirus Covid-19 y los distintos escenarios de teletrabajo, a veces forzado, a veces improvisado, en muy pocas ocasiones correctamente dimensionado de forma correcta y con las suficientes garantías de salud, tanto física como mental, para con las personas de la organización.

Pero también es verdad que, entre crisis y crisis, los trabajadores hemos llegado a una situación tan delicada que estamos dispuestos a veces a pasar por determinadas circunstancias que, en otros escenarios de mayor estabilidad y abundancia de oferta de empleo, no toleraríamos.

Todo esto está llevando a los trabajadores a aguantar niveles de estrés y dependencia del trabajo que están produciendo hábitos de vida poco saludables y que en ocasiones hace que terminen necesitando ayuda terapéutica o rutinas de desintoxicación en centros especializados como puede ser Mas Ferriol: desde aguantar jornadas de trabajo maratonianas, teniendo que recurrir en ocasiones a sustancias poco recomendables, como descuidar nuestras relaciones personales, de pareja y familiares, con el consiguiente malestar por el sentimiento de culpa que va haciendo que la bola de nieve sea cada vez mayor y nos cueste más pedir ayudar y romper con este estilo de vida tan perjudicial.

Vamos a repasar una serie de hábitos saludables que nos pueden ayudar a desengancharnos del trabajo:

Desconexión digital:

Muchas organizaciones se han visto empujadas en los últimos meses a un teletrabajo forzado e improvisado, donde ni los directivos ni el resto de las personas de la organización, han tenido claras las nuevas reglas del juego. Esto ha hecho que caigamos en vicios y malas prácticas, por abuso o por desconocimiento, como el pretender que estemos conectados más allá de nuestra jornada habitual de trabajo.

Rompamos drásticamente con esto, pongamos unas reglas claras, busquemos esa desconexión digital sin que parezca que estamos cometiendo un delito. Mucho trabajo todavía por delante en este sentido.

Huye de consumos perjudiciales:

Muchas veces nos dejamos llevar por la situación y entramos en rutinas de las que luego es difícil poder salir. No necesitamos de “impulsos adicionales” para demostrar nuestra capacidad profesional, por eso se me antoja imprescindible dejar el alcohol o limitar su consumo a tus ratos de ocio, evitar las pastillas para poder conciliar el sueño, y huir de bebidas estimulantes para aguantar el ritmo durante toda la jornada…

Organiza tu tiempo correctamente:

Es fundamental saber organizar de forma adecuada nuestro tiempo de trabajo, ya estemos teletrabajando como de forma presencial en nuestros puestos de trabajo. Saber decir “no” a los famosos “roba tiempos”, priorizar lo importante de lo urgente; y sobre todo, valorarte como profesional y no dejar avasallarte por las prisas y las malas planificaciones de otros. Hace muchos años alguien me enseño aquello de “sus prisas no son mis prisas” y hoy en día todavía sigo utilizando esa frase a menudo.

Recurre a herramientas de gestión del tiempo, tienes una gran variedad en el mercado y estoy seguro que podrás encontrar aquella que pueda ayudarte en tu caos personal.

Practica algún deporte:

Muchas veces con solo 30 minutos al día de romper con tu vida sedentaria conseguirás beneficios inmediatos en tu salud. Si te gusta correr, corre. Si te gusta nadar, nada. Si simplemente prefieres dar un paseo por el pueblo o por la urbanización en la que vives, hazlo. No se necesita una gran inversión en materiales, ni siquiera una gran inversión en tiempo… quién no tiene 30 minutos al día disponibles para dejar todo a un lado y ponerse en contacto con la naturaleza, con sus pensamientos, con su “yo” más solitario. No te dejes atrapar por la pereza, enseguida notarás los resultados y querrás más.

Fomenta momentos de calidad con la familia y con los amigos:

No hay nada más terapéutico que una buena sesión de risas con tus seres queridos. Dedica tu tiempo libre a compartir momentos con la familia, con la pareja, con tus hijos, sobrinos, primos… con ese grupo de amigos que comparte café y risas alrededor de una mesa, esas partidas de pádel, esas salidas en bicicleta los sábados por la mañana… Lo importante en este caso no es la cantidad de tiempo, sino que sean momentos de calidad, de los que te recargan las pilas durante el fin de semana o a última hora del día para afrontar al 100% el resto de la semana.

Termino con otra frase, de esas que se quedan en la memoria colectiva y siempre vienen a uno cuando escribe de estas cosas. No conviertas tu trabajo en una condena y haz tuyo ese viejo lema que dice “tienes que trabajar para vivir, no vivir para trabajar”.


Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s