Los empleados con edades entre los 36 y los 47 años perciben una menor satisfacción en el ambiente laboral.

  • Estos profesionales también perciben una menor comunicación o que su trabajo es menos valorado que los profesionales de otras edades
  • Seguimiento constante y proyectos que devuelvan la ilusión al empleado son alguno de los remedios que pueden disminuir el impacto de estas crisis profesionales

Madrid, 12 de mayo de 2021. – A medida que los empleados se aproximan al ecuador de su carrera profesional y de su vida, muchos de ellos experimentan lo que se denomina como “crisis de mitad de carrera”. En esta etapa, muchos trabajadores se plantean aspectos de su vida tanto laboral como personal: metas que se vuelven inalcanzables, errores cometidos, proyectos que se completan y reemplazan sucesivamente, etc.

Estos sentimientos o crisis existenciales también repercuten en el día a día del trabajo, así como en los indicadores de desarrollo personal, clima laboral, change management, reconocimiento o la comunicación entre los colaboradores. Según los datos obtenidos por Slik, compañía nativa digital que mide, analiza y gestiona la experiencia del empleado en tiempo real, hay una diferencia significativa en el nivel de satisfacción de colaboradores entre los 36 y 47 años y el resto de los trabajadores. Los primeros muestran un descontento mayor que en otros tramos de edad, lo que da pie a la denominada “Curva en forma de U” oU-curve”. Si bien esta curva comienza en la juventud, toca fondo a mediados de los 40, se recupera a medida que envejecemos.

En palabras de Paulina Robalino, Head of People Science en Slik, “el patrón se muestra claramente en indicadores como la percepción de la satisfacción con el desarrollo (oportunidades para aprender nuevas habilidades, realizarse y aspirar a un puesto superior), impacto en el clima (percepción sobre un ambiente colaborativo, equitativo y agradable), change management (sensación de conocimiento para generar el cambio), reconocimiento de sus logros o la información brindada por distintos canales. Lo que para muchos se convierte en una señal de que necesita cambiar lo que está haciendo o cambiar la forma en que lo hace”.

De cara a paliar los efectos que esta crisis pueda provocar en la cultura organizativa de la empresa, desde Slik proponen que un diagnóstico temprano y seguimiento continuado de los colaboradores permitiría a las organizaciones ofrecer proyectos que puedan resultar ilusionantes y motivadores para el empleado.


Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s