Organización horizontal y las razones de su éxito.

La organización en las empresas es clave para su éxito económico y longevidad, indica cómo será la comunicación y relación de los trabajadores, además de delimitar los métodos de trabajo y toma de decisiones. Existen muchos tipos de organización para una empresa, pero predominan dos, la tradicional o vertical y la moderna organización horizontal que mostraremos a continuación.

Pero, ¿qué es una estructura organizacional?

Fuente: freepik.com

Básicamente es la organización de jerarquía, comunicación y responsabilidades de una empresa en forma de organigrama, es la base de su funcionamiento. Solía usarse la organización vertical, era común ver organigramas con forma de pirámide donde el dueño o CEO estaba en la punta y, hacia abajo, teníamos infinidad de puestos intermedios con jerarquías sobre los niveles inferiores. La competencia desmedida que había por ascender en el organigrama hizo que los empleados no trabajaran por un objetivo, sino unos contra otros, guardando información e ideas para beneficiarse a sí mismos. Esto no solo perjudicaba a las empresas, bajando su productividad, sino que también provocaba malestar y estrés entre los empleados. Esto ha ido cambiando con los años, por un lado, gracias a que la tecnología ha aportado inmediatez en la comunicación, pero, además, porque la mentalidad de los trabajadores no es la misma que hace 50 años; ya no tolera los mismos tratos, ni comparte sus mismos valores y principios. Por estas razones, se dio paso a esta nueva forma de organización.

La organización horizontal

Fuente: unsplash.com

Este diseño de organización se caracteriza por la poca o nula cantidad de personas en su cadena de mando, significa menos managers, supervisores y jefes. Es más común de ver en start-ups, empresas de tecnología y pequeños emprendimientos. Se basa en la coordinación y el entendimiento de cada uno en sus responsabilidades para poder independizarse y conseguir objetivos conjuntos.

Características

Fuente: freepik.com

Puede parecer algo desordenado al principio, pero si aprovechamos su estructura y entendemos sus características puede ser más productiva y posicionarse por encima de la organización vertical.

  • Requiere un conocimiento total de las características de cada empleado.
  • Es necesario seleccionar empleados que sean empáticos y sepan trabajar en equipo.
  • En función a la plataforma de empleados y sus aptitudes se elabora un organigrama.
  • Las plantas de empleados se dividen en departamentos y equipos para trabajar más cómodos.
  • Las decisiones conjuntas y la planificación son un pilar fundamental.
  • Los trabajadores tienen más autoridad e independencia en la toma de decisiones y sugerencia de ideas.
  • Las tareas se abordan en equipos para metas conjuntas.
  • La tecnología es fundamental para su organización y comunicación.
  • Favorece la interiorización de la cultura corporativa.

Ventajas

Fuente: unsplash.com

Este tipo de organización posee muchas ventajas que las empresas pueden aprovechar, a continuación te mostramos las principales.

  • La comunicación es más rápida y fluida, ya que no tiene que respetar una cadena de mando o formalidades burocráticas.
  • Gracias a esto la toma de decisiones también es más rápida.
  • Como no se favorece la competencia entre compañeros por un ascenso o promoción, la cooperación y colaboración en los equipos es evidente, haciendo el ambiente laboral más agradable.
  • El diálogo abierto y la comunicación fluida fomenta la innovación aportando ideas nuevas.
  • Este modelo le da satisfacción a los empleados, ya que trabajan con autonomía e independencia.
  • La satisfacción de los empleados atrae nuevos talentos y retiene a los que ya forman parte del equipo.

Desventajas

Fuente: unsplash.com

Si bien casi todas las empresas pueden aplicar este tipo de organización, puede traer algunos problemas si no se emplea correctamente y terminar siendo contraproducente.

  • La implementación de este sistema puede generar una sensación de descontrol al principio, ya que se pierde toda la cadena de mando y la burocracia habitual de las empresas.
  • Por no tener una jerarquía que derrame las tareas de forma ordenada, puede haber problemas de superposición entre los empleados, generando pérdidas de tiempo y duplicación de tareas.
  • Puede haber menos oferta de promociones para puestos superiores, ya que no hay una jerarquía para ascender de puesto, esto puede desalentar a empleados nuevos que buscan ascender en la cadena de mando.
  • Como cada empleado tiene tareas con escasa o nula supervisión, la irresponsabilidad de los empleados puede afectar mucho los objetivos de la empresa.

Conclusión

Fuente: unsplash.com

Los tiempos cambian, la manera de trabajar y los trabajos en sí mismos también. El teletrabajo es la nueva normalidad, la tecnología está en cada parte de nuestra vida y aprovecharla es la decisión más sabia. Otra cosa que cambió es la importancia del bienestar de los empleados en las empresas, muchos estudios indican que los trabajadores prefieren percibir un salario menor pero tener mayor control de su trabajo y tiempo libre. Esta estructura para organizar empresas une lo mejor de los dos, la tecnología y el bienestar, para generar espacios de trabajo menos estresantes, pero a su vez más productivos, dejando atrás el obsoleto esquema jerárquico de pirámide.

Sobre la autora:

Maitén Ailén Milicich

Miembro del equipo de Materialesdefabrica.com y Habitium.com.    


Nos encantaría saber tu opinión sobre esta entrada:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s