Rapeando tu cv

Arrancamos la semana con algo suave.

Empezamos la semana con otro vídeo currículum curioso que llegó a nuestras manos a través de twitter, cómo si no…

Y como ya son varios los que hemos ido mostrando por aquí, y más que nos gustaría mostrar, hemos creado un corcho en Pinterest donde ir recopilando todos ellos: Vídeo CV.

.

¿Te imaginas ya cómo sería el tuyo? ¿A ritmo de rap, a ritmo de copla? ¿O algo más estilo cantautor con la guitarrita en plan Pablo Alborán o Alex Ubago?

Si te animas, ya sabes… aquí te hacemos un hueco rápido!

Una de detectives…

rndNo, no voy a hablar del espionaje en la política catalana ni de Método 3, tranquilos, ésta es una weekend session y se trata de desconectar de los malos rollos de la semana.

Dos recomendaciones para este finde:

  • Una buena historia de detectives, pero de los que molan, no de los que hablábamos antes. Resulta que Nolo ha vuelto, y lo puedes seguir en su casa de siempre, en M E L M A S T I A.
  • Y una buena canción, de esas por las que no pasan los años, ahora actualizada por una buena causa, RedNoseDay, por los One Direction (atención a la aparición estelar del mismísimo David Cameron, primer ministro inglés:

.

Feliz fin de semana!

En busca de la organización con H-alma.

Taoism_(Yin-Yang)Hola Iñaki, tú que eres un experto en los temas de recursos humanos me gustaría que habláramos de los jefes.

A mí como sabes NO ME GUSTA MI JEFE. Y no es que no me guste por quién es o cómo es, sino por lo que hace y cómo lo hace.

Te cuento:

  1. Mi jefe piensa más en él que en la organización y su gente, ya que “siempre” habla de “yo, yo, yo” y de sus proyectos, en lugar de decir nosotros y fomentar los proyectos de la gente.
  2. Mi jefe cree que siempre tiene la razón, por lo que recibe muy mal las opiniones diferentes a la suya y diría yo que le da más poder al aplauso que a la sinceridad.
  3. Mi jefe no toma decisiones valientes, y pasan los días y días sin marcar metas y objetivos, sin definir un proyecto de forma participativa. La inseguridad le “mata”, mejor dicho “nos mata”.
  4. Mi jefe no busca la colaboración y las alianzas. Se cree, en mi opinión, un poco superman, el mejor y que no necesita a nadie a no ser que sea de su “cuerda”.
  5. Mi jefe no me gusta porque no utiliza el valor de la justicia, favoreciendo, sin criterios, a unos trabajadores sobre otros, tanto en asignación de recursos y proyectos como  en hablar de ellos.

En definitiva, se parece demasiado al capitán del Costa Concordia, ya que lo importante para él/ella es el “lirili” y no el “lerele”, cuando lo que le interesa es hacer saber y no hacer, cuando lo importante no es el hecho sino las palabras, cuando lo que le interesa es la relación y no el contenido, cuando lo único importante es él/ella.

A lo mejor soy demasiado duro, Iñaki. ¿Y a ti qué cosas no te gustan de tus jefes?

Amigo Joan, vemos que tenemos gustos parecidos.

  1. A mí no me gustan los jefes que miran más su ombligo que los ojos de sus colaboradores.
  2. No me gustan los jefes que nunca están pero siempre salen en la foto.
  3. No me gustan los jefes que no saben delegar, que sólo ponen en marcha el ventilador para esparcir la basura de manera que a ellos nunca les salpique.
  4. Y no me gustan los jefes que, lejos de recompensar y propiciar que sus colaboradores hagan cosas distintas por el bien de la organización, se molestan y castigan a aquellos que tienen iniciativa y la ponen en práctica.

Pero como todo en esta vida tiene su parte positiva y su parte negativa, me gustaría contarte también los jefes que sí me gustan:

  1. Me gustan los jefes que te ayudan a crecer como profesional y como persona, porque no entiendo que se pueda hacer de otra forma, ambas partes deben crecer a la vez para no terminar siendo como esos jefes que no nos gustan.
  2. Me gustan los jefes que creen en la igualdad de oportunidades y no miran tu pedigrí a la hora de interactuar contigo.

En definitiva, me gustan los jefes que no van de jefes, los humildes, los sinceros, los que te piden ayuda cuando la necesitan y te lo saben agradecer. Me gustan los jefes las personas que se visten por los pies.

¿Y a ti, Joan, cómo te gustan de los jefes?

  1. Me gustan como tú, que sean Humildes y también que sean Honestos, que utilicen el Humor y que obtengan crédito gracias a los Hechos (por sus hechos los conoceréis). Esto ayuda a hacer una organización con H-alma.
  2. Y que además le ponga pasión,  interés por la gente, empatía con los problemas del equipo, escucha a las personas y que comunique, transmita, a base de diálogo, de reconocer sus errores, de ser positivo, y de trabajar con los verbos reconocer, reforzar, preguntar (para no dar nada por supuesto ni etiquetar)…

Ha sido un placer charlar contigo, amigo Joan, veamos ahora qué opinan nuestros queridos lectores. ¿Se atreverán a decirnos qué les gusta de sus jefes y qué no les gusta?

Seguro que sí, y siempre desde la crítica positiva, que es la que hace que todos seamos mejores personas y mejores profesionales, claro está.

NOTA: este post ha sido realizado con la inestimable colaboración de Joan Carles March (@joancmarch), Profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y autor del blog NO ME GUSTA MI JEFE, entre otras muchas cosas.

Descubre las diferencias entre recomendación, enchufismo y escapismo.

enchufeCon esta entrada/reflexión vamos a intentar descubrir esa delgada línea roja que existe entre recomendación y enchufismo.

Porque no es lo mismo que anteriores responsables y/o compañeros te recomienden valorando tus capacidades y aptitudes/actitudes ante el trabajo (en LinkedIn pueden verse varios ejemplos de esto) a que alguien llevado por el amiguismo y sin tener en cuenta tu valía te meta con calzador una ristra de tópicos/típicos con la única intención de hacerte quedar por encima, como el aceite.

No te la juegues con una recomendación:

Por fin has conseguido el puesto de trabajo de tu vida. Tu currículo, experiencia, iniciativa, don de gentes… todo te ha ayudado a conseguirlo. Pero sabes muy bien que lo que realmente ha puesto el broche de oro a tu candidatura ha sido una recomendación.

En este caso te enfrentas a una doble responsabilidad: demostrar que realmente vales y, por supuesto, tener una actitud impecable para no dejar en mal lugar al padrino, cuyo voto de confianza ha agilizado tu incorporación a un nuevo empleo. En definitiva, tienes que dejar claro que estás preparado para el puesto y que no estás ahí por tu cara bonita.

Pues hala, a demostrar lo que vales. No hace falta decir que si la recomendación era de las primeras, de las de verdad, no te costará nada hacer ver qué realmente eras tú el indicado para ese puesto.

Si por el contrario lo tuyo ha sido un enchufe (o nombramiento digital, de los de señalados con el dedo de Dios) no te queda otra que ponerte las pilas antes de que se te vea el plumero.

¿Y lo del “escapismo” del título?

Pues bien sencillo, es rizar el rizo del enchufismo más chabacano y grotesco. No sólo sabes que estás ahí por ser vos quién sois, sino que lejos de intentar ponerle remedio a la situación e intentar arrimar el hombro, le echas todo el rostro del mundo a la situación y ni se te ve ni se te espera… vamos, que el gran maestro Houdini de la gestión y el escapismo.

¿Te atreves a descubrir quién es quién en tu propia organización?

Fuente: Expansión.com

Mis cantos de sirena para #24h24p

cantos_de_sirenaA la misma hora en que se está publicando este post, la 01:00 AM del 20 de febrero, se estará publicando mi pequeña aportación a la III Edición de “#24h24p”.

24 horas con 24 post por la Visibilidad de los Cuidados de Enfermería, día en el que se cumple el tercer aniversario del Blog Sanitario Cuidando.es, y donde se volverán a publicar 24 post invitados en dicho espacio, uno cada hora.

Todo un honor que nos hayan elegido un año más, y todo un honor que nos pongan en la parrilla de salida los segundos, gran responsabilidad.

Hablaremos de visibilidad del colectivo de enfermería, visibilidad hacia el resto de profesionales del hospital y/o centro de salud, y visibilidad hacia los pacientes y sus familiares. Muchas son las tareas que la enfermería hoy en día es capaz de hacer durante su jornada laboral pero en pleno siglo XXI seguimos necesitando de iniciativas como ésta para sacarlas a la luz.

Os invito a leer el post integro en casa de los #turroneros, y os dejo con esta reflexión:

¿Realmente necesita nuestra enfermería salir del armario o nos estamos dejando llevar por cantos de sirena?

.

Gracias Serafín y Antonio Jesús por la confianza depositada un año más.

A %d blogueros les gusta esto: