Por qué lo llaman final cuando quieren decir…

Por qué lo llaman final cuando quieren decir…

Por qué lo llaman final cuando quieren decir...Nueva colaboración con nuestra coach de cabecera (y sin embargo amiga), Rut Roncal, autora del blog La Verdad Absoluta No Existe.

En esta ocasión, y parafraseando el título de aquella película española (pelín cutre, por cierto) de “por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo”, queremos reflexionar sobre finales que parecen comienzos, comienzos que no dejan de ser muertes anunciadas, y/o viceversa.

Porque a veces un final no es más que el primer paso de algo bueno, que no tiene por qué ser peor que lo anterior. Es más, en determinadas ocasiones, debemos cerrar una puerta antes de abrir la siguiente, oh wait, que esto lo dijo Fernando Alonso al dejar Ferrari y fichar por McLaren-Honda (aunque a fecha de publicación de este post posiblemente no se haya hecho oficial todavía el secreto peor guardado de la historia de la Fórmula1, jajajaja…)

Ya me he dispersado, es lo que tiene la múltiple personalidad. Retomo, Rut, no me riñas.

Se acaba el año, pronto todos estaremos haciendo nuestros propósitos para el nuevo año que ya llega (aunque nosotros eso lo dejamos para la entrada del primer martes de enero). Y antes de abrir nuevas puertas, nuevos proyectos, nuevas ilusiones, tal vez sea conveniente cerrar todos aquellos proyectos que hemos empezado en 2014, los que finalizaron con gran éxito (por aquello de no vivir de los éxitos pasados), los que se quedaron por el camino (cerrar heridas para que dejen de doler), y los que se quedaron en eso, en meros deseos y nunca supimos o pudimos llevarlos a la práctica.

Soltar lastre para poder remontar el vuelo de nuevo… y diciembre es el mes ideal para hacer balance.

¿Qué me dices Rut?

La verdad, es que es una buena reflexión, a veces es necesaria una pequeña muerte para que exista una vida ¿Acaso no muere la oruga para convertirse en mariposa? ¿o el espermatozoide para dar lugar al embrión? … en realidad todos los finales son un comienzo de algo, quizás otra cosa, quizás de una variación, quizás de un nuevo estado… y para empezar renovad@, es importante lo que dices Iñaki, es importante “cerrar” lo antiguo, cerrar lo viejo para permitirnos empezar con todas las energías y poder disfrutar del cambio.

El ser humano en general lleva mal el cambio, el salir de la zona de confort y enfrentarte a lo novedoso, a lo desconocido, en ocasiones aterra y hace que no te entregues del todo y que pongas tu foco en lo anterior. Lamentablemente cuando esto pasa corremos el riesgo de darnos cuenta de que se nos ha pasado la oportunidad de disfrutar por estar mirando hacia atrás… y hasta que no lo pasamos de largo no lo apreciamos.

Deberíamos hacer un balance no sólo para ver los proyectos que acaban y los que empezaran, sino también para apreciar el camino recorrido, para valorar lo que hemos aprendido, qué personas nuevas han entrado en nuestra vida, quiénes siguen estando ahí y quienes han vuelto a nuestro lado sin darnos cuenta… A fin de cuentas la vida es la suma de los momentos ¿no?

Un esquema que nos puede venir fantástico para hacer este balance, es hacernos una tabla tal que así:

Situación / Proyecto / Actividad Qué voy a empezar a hacer Qué voy a cambiar y/o hacer diferente Qué voy a dejar de hacer Valoración personal ¿Para cuándo? ¿Qué plazo me doy?
           
           

Los proyectos son algo más que un todo o nada, son algo más que un resumen, hay proyectos que no desaparecen… sólo cambian. Y viene bien concretarlo y darle temporalidad para que si han estado “en la estantería” colocarlos en el sitio que les corresponda.

Cuando tomamos conciencia de nuestros proyectos, de nuestros aprendizajes y del camino recorrido nos hacemos responsables del avance y tomamos control de la dirección hacia la cual queremos dirigir nuestro destino. Lo importante es que no nos rindamos, porque a nuestro alrededor hay personas que están a nuestro lado… e incluso nosotr@s mism@s cuando somos conscientes de lo que hemos andado… seguimos hasta la meta.

Y como es el último mes del año… y ya se sabe que nos pone en un estado de romanticismo tremendo… en lugar de un cuento, me gustaría compartir un poema de Mario Benedetti. Para eso, para que no nos rindamos

 

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

 

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

 

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

 

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

 

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

 

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

 

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.


 ¿Y ahora? ¿Cómo nos vamos a plantear este nuevo comienzo? ¿Qué esperamos de 2015?

Fracasar es la oportunidad de comenzar de nuevo, con más inteligencia.
Henry Ford

Volvamos a empezar… que suene de fondo Michel Bubblé. ¿Qué te parece Iñaki?

NOTA: recordad que hemos sido seleccionados como finalistas en la 1ª edición de los Premios a los Mejores Blogs Temáticos que organiza EDUCA.NET y en la categoría de Recursos Humanos. Si quieres apoyar nuestra candidatura con tu voto, sólo tienes que pinchar este link.

MUCHAS GRACIAS!

Cómo alimentar a tu niño interior… y no morir en el intento!

Cómo alimentar a tu niño interior… y no morir en el intento!

IMG-20141031-WA0002

Parece ser que aquella fiesta final de curso que vinimos en llamar Proyecto #A1000Manos nos dejó más cansados de lo que esperábamos.

Lo que en principio era un parón de los meses de verano se convirtió en meses de sequía, de dejar de colaborar con nuestra coach de cabecera (y sin embargo amiga), Rut Roncal, autora del blog La Verdad Absoluta No Existe.

Pero recientemente coincidíamos en Barcelona y fue inevitable. La chispa volvió a resurgir entre nosotros (la laboral, eh, no me piensen mal) y aquí estamos de vuelta con nuestros Guest Blogging.

Además volvemos a la esencia original, volveremos a publicar todos los primeros martes de mes a las 22:00, y es que lamentablemente, ya no está nuestra querida Olga Navarro y sus #teku20 para contraprogramarnos, jejeje…

La foto que da pie a nuestra colaboración del mes de noviembre no podía ser más esclarecedora: cómo alimentar a tu niño interior… sin morir en el intento. Bueno, esto último lo añadimos nosotros, porque como todo en esta vida, si no tenemos cuidado y cierto auto-control, las consecuencias pueden ser irreversibles.

Porque volver a ser como un niño, pensar como un niño, interactuar como un niño con la vida, nos permitirá crecer y desarrollarnos como persona, pero no sólo eso, sino que también nos permitirá aumentar nuestras capacidades en nuestros entornos laborales.

Aventurarnos con lo desconocido (quién dijo miedo), generar momentos de recreación (no todo va a ser trabajar), acercarnos al dibujo y cultivar nuestra imaginación (que se lo digan a la reina de los sketchnotes, nuestra querida Mónica López) y liberar nuestra curiosidad (atrevernos a preguntarnos el por qué de las cosas y no dar nada por hecho).

Todas estas cuestiones harán que crezca nuestro niño interior, y de su mano, nuestra vida será mucho más mejor, más plena, más satisfactoria… y como dice el único punto del dibujo que todavía no he comentado, nos hará sonreír hoy, al menos una vez más que ayer, pero una menos que mañana.

¿Qué me dices Rut?

Pues sí Iñaki, totalmente, … la ventaja de la infancia es que de una forma “limpia” y sin filtros nos hace ver la “verdad”, lo posible, las posibilidades, la ilusión… lo malo en ocasiones de ser adultos es que el saber todo lo que sabemos nos condiciona a la hora de ver los límites, tanto los reales como los que suponemos… y eso sin querer… nos condiciona.

En ocasiones viene bien incluso juntarnos a aquellas personas que hacen que la ilusión surja… como nos ha pasado un poco a nosotros, ¿no? Estoy segura de que más de un@ se hubiera rendido y hubiera dejado los post #a4manos por quizás dejadez, por pensar que ya se pasó el momento, por un montón de excusas… quizás. Y nosotr@s, como si fuéramos esos niñ@s de los que hablamos decidimos re-ilusionarnos, decidimos seguir ilusionando o por lo menos compartir nuestros pensamientos esperando que sirvan a tod@ aquél/lla que lea estas líneas en cualquiera de los dos blogs ☺

Personalmente me gustaría compartir un relato de Eloy Moreno, un escritor y amigo que con sus novelas consigue hacernos sentir, reflexionar, imaginar… La historia se titula “El sol vendrá a desayunar” y dice así:

-¿Mañana vendrá a desayunar? -me preguntó mientras yo conducía.

-¿Quién? -le contesté.

-El sol -me respondió mirando a través de la ventanilla.

-Ah… bueno, no sé… ¿y cómo bajará? -le seguí el juego.

-Pues con una cuerda -dijo sin inmutarse.

-Ah, ¿y cómo desayunará? No tiene brazos.

-Pues yo se lo daré.

-Ah, vale, pero… y después, ¿cómo volverá otra vez al cielo?

-Yo lo empujaré hacia arriba -volvió a contestar.

-Ya, pero el sol pesa mucho y tú eres muy pequeña…

Observé por el retrovisor cómo fruncía el ceño.

Pero a los pocos segundos, por la alegría de sus ojos,

supe que acababa de encontrar la respuesta.

-¡Pues que se suba en una colchoneta! -me dijo

mientras gesticulaba con sus pequeñas manos.

Y fue justo en ese momento cuando me di cuenta de que,

en aquel coche, íbamos una niña y un adulto.

No porque yo fuera conduciendo

y ella detrás, sentada en su sillita, sonriendo,

sino porque sólo uno de los dos era el que,

con cada ilusión, solucionaba un problema.

La idea es que seamos capaces de volver a ver lo que nos rodea con los ojos de la infancia, sin los filtros / etiquetas y con la ilusión de pensar en descubrir, investigar, resolver… con la energía suficiente para no rendirnos y ser conscientes de todos los colores que forman el supuesto “gris”.

Así que… ¿qué tal si nos levantamos de la silla y nos ponemos a bailar un poco como si no hubiera un mañana y dejando que los pies empiecen a mover el resto del cuerpo?

Pon el volumen y deja que Mika nos llene de Lollipops ☺

Iñaki González y Rut Roncal, autores de SobreviviRRHHé! y La Verdad Absoluta No Existe.
Iñaki González y Rut Roncal, autores de SobreviviRRHHé! y La Verdad Absoluta No Existe.

Proyecto #A1000Manos: Un libro de SONRISAS para consultar a demanda.

Proyecto #A1000Manos: Un libro de SONRISAS para consultar a demanda.

portada Proyecto #a1000manos¡Hola!

Lo primero que te queremos decir si estás leyendo estas líneas es… GRACIAS, gracias por leernos y gracias por escoger este proyecto que empezó con una sonrisa compartida por dos amigos y que esperamos que termine en la tuya.

Tanto Rut Roncal como yo nos consideramos personas de palabra, y si el pasado 3 de junio prometimos que todos aquellos colaboradores del primer #A1000Manos verían compensados sus esfuerzos… pues no podíamos dejar esa promesa sin cumplir.

Nos ha costado un pelín más de lo esperábamos editar y agrupar todas las entradas bajo un mismo formato, aunque eso sí, no hemos tocado ni una sola coma de las más de 40 entradas que se llegaron a publicar el pasado 3 de junio.

Hemos elegido este primer martes del mes de julio para poner el punto y final (por esta temporada) a nuestras colaboraciones mensuales, y no se nos ocurre mejor forma de hacerlo que regalaros a todos, tanto los que colaborasteis publicando entradas, como a los que colaborasteis leyendo y compartiendo en vuestras redes sociales, que convirtiendo en libro todo aquello que se publicó.

Gratis total lo tenéis ya disponible en Bubok bajo el título:

Proyecto #A1000Manos: un libro de SONRISAS para consultar a demanda.

Así lo definió nuestra amiga Rosa Nieto (@enfermera2pto0) mucho antes de que supiera que lo íbamos a editar en libro y tanto nos gustó que no nos ha quedado otra que utilizarlo.

El libro es tanto vuestro como nuestro, nosotros sólo nos hemos tomado la molestia (si se puede llamar así) de agruparlo, editarlo y subirlo a Bubok. Por lo tanto, podéis (y debéis) publicarlo en vuestros blogs, compartirlo en vuestras redes sociales, enseñárselo a vuestros amigos…

Nosotros por nuestra parte volveremos en septiembre con alguna sorpresita para nuestros #a4manos, os dejamos estos dos meses de verano para que disfrutéis de vuestra sonrisa preferida (hay más de 40 para elegir).

Esperemos haber cumplido el objetivo, para nosotros ha sido un proyecto que nos ha hecho sonreír mucho… pero sobre todo descubrir muchas fábricas de sonrisas inesperadas.

Gracias de nuevo por vuestro apoyo,

 

Coordinadores del proyecto #A1000Manos:

Iñaki González (@goroji)

Técnico de RRHH en FHC y CTO de Osenseis

www.sobrevivirrhhe.com

Rut Roncal (@rutroncal)

Gerente en Cegos

www.laverdadabsolutanoexiste.wordpress.com

 

Échame una mano, primo… #A1000Manos

Échame una mano, primo… #A1000Manos

Cómo participar en el proyecto #A1000ManosComo decía la canción…

 

Échame una mano, primo,

que viene mi novio a verme,

y estoy tan nerviosa que

no se que “vestio” ponerme.

 

Pues no una mano, sino 1000 son las que nos van a ayudar este primer martes del mes junio en el que como es costumbre colaboramos con nuestra querida Rut Roncal, gerente de Cegos.

Pero como sabéis este mes es especial, porque así lo hemos querido, y porque tú lo vales. Ya basta de ser mero espectador, este mes toca ponerse en acción y escribir tú también el #A1000Manos. Ya lo hemos explicado aquí y aquí, así que ahora no te hagas el remolón ni el despistado, tienes hasta las 24:00 horas de este martes 3 de junio para publicar un post como éste y como todos los que se van a publicar con el hashtag #A1000Manos.

Porque estos post que hemos venido escribiendo todos los primeros martes de cada mes no pretendían otra cosa que hacer feliz a la gente que los leyera, os hiciera reflexionar sobre las cosas buenas de la vida, os hiciera daros cuenta de que hay que ir con una actitud positiva por la vida, que el que da, recibe… y mes a mes nos dimos cuenta que a los primeros que nos venía bien hacer esas entradas era a nosotros mismos.

Por eso, y porque el movimiento se demuestra andando, hemos decidido que este mes os vamos a hacer felices, y vamos a ser felices también, viendo cómo sois vosotros los que escribís vuestra propia entrada con la imagen propuesta.

Porque escribiendo sobre felicidad, nos ayudamos entre todos a ser un poquito más felices; porque estoy seguro que todos vosotros, igual que yo, para escribir esta entrada estáis haciendo acopio de todos aquellos momentos que habéis sido felices, o habéis hecho felices a alguien… y porque volver a llenar la cabeza durante ese rato que habéis tardado en pensar y escribir la entrada, os ha permitido daros cuenta de lo bueno que os rodea, y habéis apartado durante unos instantes de lo malo (que como las meigas, haberlas haylas, pero no hace falta estar todo el día nombrándolas, jejeje…).

Y si conseguimos transmitir durante este día 3 de junio la felicidad a todos aquellos que nos leen, mejor que mejor… y si no, como dice la imagen del día, aunque no hayamos hecho feliz a ninguna de esas personas que nos rodean cada día, al menos, y de eso estoy seguro, sí habremos sido felices nosotros.

Rut y yo siempre acostumbramos a cerrar estos post con un poquito de música, que también ayuda a liberar esos pensamientos positivos. Yo hoy he elegido Bobby McFerrin – Don’t Worry Be Happy, espero que os guste (la canción y el proyecto #A1000Manos)

PD: muchísimas gracias a todos los que a lo largo del día de hoy publiquen, comenten o participen de la manera que más feliz os haga en el proyecto #A1000Manos.

Cómo participar en el proyecto #A1000Manos

Cómo participar en el proyecto #A1000Manos

Cómo participar en el proyecto #A1000ManosDesde enero de 2013, Rut Roncal y yo unimos nuestros blogs todos los primeros martes de cada mes en torno a una fotografía y muchas ganas de arrancar una sonrisa a todos los que nos lean.

Lo llamamos Guest Bloggin o #A4manos.

Pues bien, para el mes de junio queremos haceros participes a todos los que tengáis un blog y queráis jugar con nosotros a hacerle la vida más feliz a los que nos rodean, y por extensión, a uno mismo.

A partir de la foto que proponemos (y que es la que ilustra este evento) cada uno escribirá sus propias reflexiones y lo publicará en su blog el martes 3 de junio.

Sin ánimo de ser pretenciosos, lo hemos llamado Proyecto #A1000Manos, y si quieres participar sólo tienes que cumplir estas tres reglas:

1. Incluir la foto del evento.
2. Publicar el post el 3 de junio.
3. Utilizar el hashtag #A1000Manos. 

Os esperamos a todos.

Cuántos más seamos, más divertido será!

NOTA: También disponible como evento en facebook.