Cuando NO es NO… y punto!

Hoy en día es muy importante saber decir que NO… incluso más importante que saber decir que SÍ. En ocasiones, por no herir susceptibilidades no nos atrevemos a decir que NO, otras veces no queremos ser el aguafiestas del grupo, y en otras ocasiones simplemente nos dejamos llevar por el grupo, por pereza, por apatía, porque total aunque yo diga que NO, la mayoría va a decir que SÍ…

Pues NO, amigos, hay veces que hay que decir que NO… porque puede que tu NO sea el punto de apoyo que el resto está esperando para sumarse también al NO, porque hay gente que  no quiere ser el primero en levantar la mano pero si ve que hay alguien más que apoya el NO, pues se sumará a esa negativa.

Porque no puede ser que en el terreno profesional, el que más grite, el que más arriba esté en el organigrama, o el que más desagradable sea con el resto del grupo se lleve siempre el gato al agua simplemente porque no sepamos decir un NO rotundo, a tiempo y sin opciones a negociación.

Para eso, os comparto hoy esta imagen que colgaba en su perfil de LinkedIn Albert Ramos Catalán:

no es no

Y aunque esta entrada la he escrito pensando en situaciones profesionales y entornos laborales, es perfectamente trasladable a nuestro día a día con amigos, reuniones de vecinos, asociaciones de tiempo libre, etc., etc.

Deberes para este verano.

A punto de empezar mis primeras vacaciones de este año, y digo primeras porque este año voy a realizar un experimento. Coger una semana de vacaciones cada mes, con lo que estaré de vacaciones una semana en julio, otra semana en agosto, otra semana en septiembre y otra en octubre.

Siempre respetando fechas de nómina, el hardcore de mi día a día en el hospital, y sin dejar de atender mis actividades docentes al margen del hospital.

¿Que por qué lo hago así? Muy fácil, mi trabajo no lo hace nadie cuando yo no estoy, por lo tanto, cuando vuelvo de mis vacaciones todo está encima de mi mesa esperando a que yo vuelva… por tanto, si quiero tener una incorporación lo menos traumática posible es mejor ausentarme en periodos cortos de tiempo.

Ya veremos cómo acaba la cosa, porque como digo, es un experimento que he decidido realizar este verano. Y hablando de verano, me voy y os voy a poner una serie de deberes para hacer este verano, y que hoy leyendo Diario de Navarra me han sorprendido muy gratamente:

  • Ver amanecer.
  • Ver una película en familia.
  • Cuidar una planta.
  • Disfruta de tus amigos/as y familiares.
  • Quiérete, cree en ti y cuídate.
  • Caminar un buen rato sin zapatos.
  • Escribir y mandar una postal.
  • Leer dos libros y algunos cómics.
  • Reírte hasta que duelan las mejillas.
  • Dar todos los días al menos tres abrazo.

Hay muchos más, se trata de una lista que ha entregado un profesor andaluz a sus alumnos para este verano y que una de las madres ha decidido compartir con todos nosotros en Facebook:

deberes de verano

Yo ya tengo mis deberes favoritos para este verano, ¿y tú?

Cómo afecta a Sanidad la nueva Ley de Contratos del Sector Público.

El pasado 8 de noviembre se publicaba la Ley 9/2017, que hace referencia a la nueva Ley de Contratos del Sector Público; una Ley que ha abierto a nuevos aires de modernidad y transparencia las ventanas y las ventanillas de la gestión administrativa.

De acuerdo con el preámbulo de la citada Ley, los objetivos que inspiran esta regulación son, en primer lugar, lograr una mayor transparencia en la contratación pública, y en segundo lugar el de conseguir una mejor relación calidad-precio. Para lograr este último objetivo por primera vez se establece la obligación de los órganos de contratación de velar por que el diseño de los criterios de adjudicación permita obtener obras, suministros y servicios de gran calidad, concretamente mediante la inclusión de aspectos cualitativos, medioambientales, sociales e innovadores vinculados al objeto del contrato.

Así comienza el último artículo que he publicado en calidad de Tutor online del MBA especialidad Gestión Sanitaria de IMF Business School. 

Pincha en la imagen si quieres leer el artículo completo:

ley-contratos-sector-publico-afecta-sanidad

Holocracia: trabajar sin jefes se puede… y tú lo sabes!

Trabajar sin jefes y sin jerarquías es una realidad cada vez más común desde que Brian Robertson, fundador de la compañía Ternary Software, acuñara el término en 2007. La holocracia es un sistema de organización en el que la toma de decisiones se distribuye de forma horizontal en lugar de ser establecida por una jerarquía tradicional.

Para muchos puede ser un sueño hecho realidad. Para otros, una falta de organización. Pero cada vez más compañías se suman a esta nueva forma de gestión empresarial, como la americana Zappos, que anunció poco después de probar la holocracia con un pequeño grupo de empleados en 2013, su objetivo de eliminar los puestos de dirección y entregar el poder de decisión a sus más de 1.500 trabajadores. Pero no es la única, otro ejemplo es la cadena británica John Lewis y Netflix. Pero ¿qué tienen en común este tipo de compañías?

Desde IMF Business School han analizado cuáles son las características fundamentales de una organización holocrática:

Estructura circular.

La compañía se organiza de forma circular o en equipos, muy alejado de la estructura jerárquica piramidal tradicional. Estos equipos tienen objetivos concretos y se autoorganizan internamente para conseguirlos.

Definición de roles.

En este tipo de empresas no existen las descripciones de los diferentes puestos, sino que cada trabajador asume un rol concreto con responsabilidades claras, que puede variar en función del equipo con el que colabore. Para ello, se debe analizar cuáles son las cualidades del trabajador y adjudicarle el rol que mejor se adapte a sus capacidades.

Flexibilidad.

Aunque se trata de una estructura organizacional dinámica, no significa que todos hagan todo. De hecho, la idea es que cada persona pueda trabajar en varios proyectos con distintos roles.

Autonomía.

La holocracia entrega el poder a los trabajadores y los equipos para resolver problemas de manera autónoma. Esto favorece la resolución eficiente de problemas en el menos tiempo posible.

Para Carlos Martínez, presidente de IMF Business School, “este tipo de organización es más fácil de imaginar dentro de una startup, ya que los cambios en las grandes compañías y corporaciones suelen ser más lentos. Por ese motivo, hay que trabajar por transformar la estructura de esas empresas en pequeñas startups que funcionen como grupos reducidos y muy unidos donde se aprovecha la inteligencia colectiva en favor no solo de los intereses empresariales sino también personales”.

Disfruta un verano más saludable con un “online detox”.

No, un online detox no es la dieta del verano… aunque lo parezca, jejeje…

Tradicionalmente, las vacaciones eran sinónimo de desconexión. Sin embargo, las nuevas tecnologías han cambiado esta tendencia. Diversos estudios demuestran que la rutina tecnológica aumenta alrededor de un 30% durante los meses de verano. Mientras que las aplicaciones relacionadas con el trabajo mantienen sus cifras, otras, como las redes sociales, incrementan enormemente su uso.

verano

Así, según datos extraídos del estudio Cigna 360 Wellbeing Survey, impulsado por la  aseguradora de salud Cigna, el 34% de los españoles reconoce que el excesivo uso del teléfono y la tablet está repercutiendo negativamente en su entorno social. Es más, 1 de cada 3 reconoce que no puede vivir sin su móvil. En este sentido, las últimas investigaciones llevadas a cabo muestran que un uso excesivo de las nuevas tecnologías puede tener, a la larga, diversas consecuencias negativas tanto para el cuerpo como para la mente: ansiedad, estrés, dolor de cabeza, sobrepeso (causado por el exceso de sedentarismo), daños cervicales, vista cansada, insomnio e, incluso, adicción.

El periodo vacacional es, sin duda, la mejor época para controlar estos excesos y apostar por la salud. Por ello, el departamento médico de Cigna ofrece siete claves para emprender correctamente un ‘Online Detox’:

Desactivar todas las notificaciones de estilo pop-up.

¿Quién no mira el móvil cuando se ilumina su pantalla? Se ha comprobado que las notificaciones aumentan la sensación de estrés: actualizaciones del dispositivo, menciones y cambios de estado de contactos en redes sociales, centenares de mensajes en grupos de Whatsapp, emails pendientes de leer… Por ello, la mejor solución es deshabilitarlas. Si esto no fuera posible, también resulta beneficioso utilizar filtros. Por ejemplo, en el caso del correo, es posible que solo se notifiquen aquellos e-mails con remitentes importantes o que contengan alguna palabra clave.

Recolocar las aplicaciones en el móvil.

Para no caer en la tentación, es muy útil limpiar la pantalla de inicio de aplicaciones relacionadas con el trabajo o que supongan un uso prologado del dispositivo. En su lugar, se puede apostar por otras más afines al periodo vacacional y que empujen a disfrutar del tiempo libre: guía del ocio, apps para hacer ejercicio físico, etc.

Fijar tiempos de conexión online.

Si realmente se precisa destinar parte de las vacaciones a conectarse a Internet también está la opción de establecer un horario riguroso de navegación. Una buena idea podría ser activar alarmas para asegurarse de que no se excede el tiempo preestablecido (por ejemplo, una o dos horas cada mañana). También existen aplicaciones para saber, e incluso limitar, el tiempo destinado al uso del móvil o a una app en concreto.

Realizar actividades al aire libre.

Una de las premisas fundamentales de este plan detox es romper con las rutinas de conexión. Para ello, las actividades al aire libre son las mejores aliadas, ya que aúnan diversión y salud: dar un paseo, practicar senderismo, hacer alguna excursión, montar en bicicleta, salir a patinar, nadar, tomar el sol (siempre con moderación y con la protección adecuada), etc. Eso sí, durante la realización de estas actividades es conveniente apagar el teléfono o dejarlo en casa. Según los expertos, el simple hecho de desconectar el móvil durante unas horas ayuda a reducir la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la producción de hormonas del estrés como el cortisol.

Volver a las vacaciones tradicionales.

Si realmente queremos saborear un viaje como se hacía hace apenas una década, ¿por qué no llevar en nuestra maleta este plan detox online? Usar una cámara en lugar de utilizar el móvil, cambiar los mensajes de texto por una postal, utilizar el mapa o guía turística de la ciudad que se esté visitando o informarnos a través de la radio o la edición impresa del periódico local pueden ser algunas buenas ideas que contribuyan a este objetivo.

Apostar por alojamientos donde desconectar del mundo.

Últimamente, han comenzado a ponerse muy de moda los alojamientos con paquetes de desintoxicación online, también conocidos como ‘black holes’. Además de carecer de Wifi, exigen que el huésped deposite en recepción sus dispositivos electrónicos en el momento de su llegada. Algunos, incluso, no disponen de cobertura móvil. Estos alojamientos suelen ofrecer otras actividades tales como senderismo, cicloturismo, parapente o tratamientos de relajación y belleza, que son el complemento perfecto a la estancia.

Apagar el móvil a la hora de dormir.

Esta rutina favorecerá la calidad del sueño y mejorará el estado de ánimo. Se ha comprobado que la luminiscencia de las pantallas reduce la producción de melatonina (la hormona reguladora del sueño), prolonga el tiempo que tarda una persona en dormirse, retrasa el sueño REM y aumenta el estado de alerta por la noche. De hecho, se recomienda no hacer uso de este tipo de dispositivos durante las dos horas antes de irse a dormir, ya que puede causar hiperexcitación cerebral.

A %d blogueros les gusta esto: